Jump to content
  • Sign in to follow this  

    P51 Mustang: Escolta sobre Berlín

       (0 reviews)

    Ares121

    El briefing del 24 de mayo era a las 7:00 a.m. Berlín de nuevo. Nuestro grupo estaba asignado para proteger la 2ª Fuerza de Ataque, seis cajas de B-17.

    había un cambio en la rutina habitual. El coronel Don Blakeslee, comandante del 4º Grupo de Cazas, con una sección de ocho aparatos sobre la ruta de penetración de los bombarderos, controlaría cuatro grupos de cazas, incluido el resto del 4º Grupo que cubriría las primeras tres alas, el 355º Grupo que haría lo mismo con las últimas tres cajas, y otros dos grupos de cazas. El distintivo de llamada de Blakeslee era Quarterback. Si la Luftwaffe apareciera con un gran grupo de cazas, él podría dirigir una gran fuerza para interceptarlos.

    Kinnard lideraba los tres vuelos de nuestro escuadrón para proporcionar una cobertura superior; Estaba liderando Blue Flight, con Herb Fritts en mi ala, Gil Wright y Bill Martin en mi segundo elemento. El teniente coronel Ray Myers lideraba el grupo con el 358º y el Capitán Colson lideraba el 357º en la posición baja.

    Esa era la manera en que supuestamente debía ser.

    Poco después, al tratar de cambiar a mis tanques de combustible externos de 75 galones en la trepada, supe que tenía un problema. Los cambios cada vez mayores en el compensado del alerón hacían evidente que no estaba obteniendo combustible del tanque correcto. Revisé los fusibles, intenté encender y apagar los interruptores, pero nada funcionaba, no recibía combustible del tanque derecho. Un cálculo mental rápido me convenció de que podía sobrevivir sin ese combustible. Simplemente usaría todo el combustible del tanque izquierdo y luego dejaría caer ambos. Tendría que seguir añadiendo trimado en el alerón, pero eso no debería plantear un gran problema de control.

    A mitad del Mar del Norte, Kinnard tuvo problemas con sus tanques de combustible. El interruptor selector estaba atascado en un tanque que había estado desviando desde el despegue y ahora estaba vacío. Privado de combustible, el motor se apagó. Durante unos momentos de ansiedad, pensó que tendría que saltar, no la opción ideal sobre las frías aguas del Mar del Norte. Se las arregló para soltar el interruptor "pateándolo" y seleccionó otro tanque. El motor cobró vida, pero Kinnard ya había perdido la confianza en su sistema de control de combustible.

    “Aquí líder Falcon. Estoy regresando a la base. Líder Azul, hazte cargo. El aparato de repuesto puede escoltarme de regreso. ”Silky Morris, avión de repuesto Nº. 1, se unió a él.

    Me hice cargo del liderazgo. Unos minutos más tarde, el 1º teniente Bob Harness informó que su motor estaba renqueando y que regresaba a la base. Fid Barger lo escoltó y Walt Christensen, el único que quedaba del vuelo de Kinnard, lo acompañó. Eso nos dejó a ocho de nosotros en el escuadrón de cobertura superior.

    Entonces el clima entró en acción. Cuando atravesamos tierra, nos encontramos con gruesas capas de nubes, con parches más pequeños entre las capas. Si me hubiera quedado por encima del escuadrón principal, habría estado dentro o por encima de una capa gruesa, y no habría habido forma de mantener el contacto visual. El 357º tuvo el mismo problema. Como resultado, los tres escuadrones cerraron la formación entre capas, tratando de mantenerse en contacto visual entre sí.

    “Aquí Uncle. Girando cuarenta y cinco grados a la derecha ". No podía creer lo que oía. El líder del grupo estaba dirigiendo su escuadrón hacia nosotros. Probablemente creía que estábamos muy por encima de él, donde habríamos estado si no hubiera sido por las nubes.

    Lo que quedaba del 354 se deshizo en costuras. Hubo una histeria salvaje cuando tratamos frenéticamente de evitar colisiones. Los vuelos se separaron en capas de nubes, y cuando las cosas se calmaron, el vuelo de Perry estaba solo, sin bombarderos ni cazas a la vista. No veía ningún sentido en dar vueltas en las capas de nubes buscándonos, así que se dirigió a Inglaterra. Mi segundo elemento, los tenientes Wright y Martin, encontraron el vuelo de Perry pero no el mío. Se unieron a él.

    Ahora yo lideraba un escuadrón de dos aviones: Herb Fritts y yo. Encontramos al resto del grupo y finalmente nos reunimos con los bombarderos. No llegamos ni a tiempo ni a la altitud que se suponía que debíamos haber estado.

    D6nm5KwXkAMjmhp.thumb.jpg.bbe1258cdedd6989e1b2acaa31c2a9bd.jpg

    "¡Un grupo de 109s a las doce en punto, subiendo hacia los bombarderos!" Vino de una fuente no identificada.

    La charla por radio confirmó que un gran grupo de Me-109 y FW-190 trepaba hacia la cabeza de la estela de bombarderos y Uncle nos pidió que arrojáramos los tanques externos. En ese momento, el alerón estaba compensado casi por completo para mantener el control. Presioné el botón de liberación del tanque en la parte superior del stick con el pulgar. Había dejado suficiente combustible en el tanque izquierdo para ayudar a mantener las alas niveladas. El izquierdo se lanzó pero el tanque derecho al completo no. Ahora necesitaba un ajuste de trimado completo del alerón izquierdo, y el stick casi completamente a la izquierda, para mantener las alas niveladas.

    “Uncle, aquí Quaterback. ¡Mantén un escuadrón con los bombarderos y lleva el resto delante!

    "Roger", respondió Myers. “Líder Falcon, aquí Uncle. Quédate con esta caja de bombarderos ". Obviamente no sabía que el 354 ° Escuadrón de Caza consistía en dos 1º tenientes, y uno de ellos tenía un problema.

    “Aquí líder Falcon. Roger ". Tenía ganas de decir:" ¿Te refieres a los dos? "Todavía estaba tratando de deshacerme de ese tanque externo lleno. Guiñé el avión hacia la derecha y hacia la izquierda, me balanceé hacia arriba y hacia abajo, accioné todos los interruptores de bombas y tanques que pude encontrar, todo fue inútil. El tanque parecía soldado al ala.

    "¡Líder Falcon, bogies a las cuatro en punto!", Dijo Fritts por radio. Miré por encima de mi hombro derecho y vi dos Me-109 en un picado hacia nosotros.

    "Roger. romperemos hacia ellos, pero espera mi señal ".

    No quería romper demasiado pronto, porque simplemente interrumpirían el ataque y seguirían hacia la caja de bombarderos. Quería que se comprometieran para que pudiéran combatir con nosotros. Estaba seguro de que podríamos superarlos, y los tendríamos seguro. Me había olvidado por completo del tanque. Si esto suena como si yo tuviese hielo en mis venas, puedo asegurarte que mi presión sanguínea y mi pulso se elevaron considerablemente, y la boca del estómago sintió esa punzada familiar.

    Cuando entraron en distancia de tiro, llamé: “Rompe a la derecha. . . ¡ahora! ”Tan pronto como liberé la presión de la palanca desde su posición totalmente a la izquierda, el aparato rodó rápidamente hacia la derecha y tiré fuerte de la palanca. El Mustang se estremeció, giró viciosamente a la derecha y comenzó a girar en barrena hacia una capa de nubes. ¡Ese maldito tanque!

    Era una capa delgada. Cuando la atravesé, tenía el avión apenas bajo control, pero no fue fácil. Rápidamente miré a mi alrededor y vi a un caza justo detrás de mí a unos doscientos metros, en una posición perfecta para disparar. Ya estaba alabeando hacia la derecha debido al tanque, así que tiré el stick con fuerza hacia atrás, con el mismo resultado que había logrado la primera vez. Por un instante, pensé que debía saltar, pero al principio de la barrena sentí un golpe cuando el tanque finalmente se soltó del ala.

    Me recuperé de la barrena e inmediatamente el avión alabeó bruscamente a la izquierda debido al trimado completo del alerón para compensar el tanque lleno. Comencé a girar la ruedecilla del trimado del alerón a neutro y miré hacia atrás. ¡Había un caza todavía justo detrás de mí! Ceñí el giro tanto como pude.

    “Relájate, Bud. Soy solo yo ", anunció Herb Fritts con voz tranquila. No sé cómo logró quedarse conmigo durante esos giros salvajes.

    No tuvimos oportunidad de encontrar a los bombarderos o de volver a unirnos al grupo. Estábamos por debajo de diez mil pies después de mis ejercicios de barrena; Pude ver el suelo a través de grietas en las nubes. "También podría intentar ver algo que se moviera por ahí", pensé.

    hqdefault.jpg.bdf23e50306a53b8d49b9315335b2cd9.jpg

    Descendimos en un suave picado de alta velocidad y giramos hacia el oeste. Cuando nos acercamos a dos mil pies, vi un tren de carga a unas pocas millas al sur de nosotros. A esas alturas de la guerra, era temporada de veda abierta para todos los trenes y camiones alemanes. Con Fritts a unas trescientas yardas detrás de mí, hice una pasada baja sobre la locomotora para darle al maquinista la oportunidad de saltar y comprobar si había flak y luego di una vuelta a toda velocidad. La locomotora se detuvo casi por completo, y sospecho que el maquinista había saltado a la zanja más cercana. Alineé la mira con la locomotora y apreté el gatillo del stick. Vi los destellos de los proyectiles API danzar por la caldera y una enorme columna de vapor surgió directamente de la locomotora. Tiré de la palanca en un ceñido giro a la izquierda para evitar la columna de vapor y ver cómo estaba Fritts. Vi su avión dirigiéndose hacia el tren, disparando conforme se acercaba. Mientras volaba a través del géiser de vapor, su avión pareció tambalearse; Luego se estrelló contra el suelo en una bola de fuego amarillo-naranja justo más allá de la locomotora. Sabía que no había forma de que pudiera haber sobrevivido a ese choque. Volé sobre y alrededor del tren, buscando cualquier ubicación de antiaérea que pudiera haber explicado el accidente. No había ninguno. La única explicación que se me ocurrió fue que su avión había golpeado un trozo de la caldera en la explosión cuando Herb voló a través del géiser humeante. En estado de shock, sentí un gran cansancio caer sobre mí. Estaba agotado. Cansado de volar Cansado de la guerra. Y cansado de ver vidas jóvenes terminadas en bolas de fuego. Solo y conmocionado, comencé a trepar a través de la capa de nubes. Me nivelé a veintitrés mil pies, todavía dentro de la capa de nubes y me dirigí a Inglaterra. Pensé que era más seguro permanecer en la nubosidad, donde no tendría que seguir preguntándome si había alguien detrás de mí, observándome a través de una mira. La gruesa capa de estratos proporcionaba un vuelo suave. La oscuridad silenciosa de las nubes y el ronroneo del motor eran un bálsamo calmante para mis nervios deshechos.Los repentinos destellos de luz rojo-naranja hicieron añicos mi ensueño cuando los fuertes golpes de los proyectiles antiaéreos que estallaban demasiado cerca me hicieron volver a la realidad. Apreté el acelerador a fondo y comencé a girar hacia la derecha, me nivelé durante unos treinta segundos, luego giré a la izquierda, aún trepando. Era todo lo que podía hacer: cambiar el rumbo, la altitud y rezar. Después de aproximadamente un minuto que parecía más de una hora, el ataque disminuyó. Estaba a veintiocho mil pies y todavía estaba entre nubes. Retrocedí la palanca de gases y retomé mi rumbo original. Más tarde supe que había sobrevolado Bremen, una ciudad alemana grande y bien defendida. Inglaterra estaba cubierta, como siempre. Después de una aproximación con instrumentos, aterricé bajo una lluvia copiosa. La campiña inglesa parecía sombría y oscura, a juego con mi estado de ánimo.

     

     

    • Like 5
    Sign in to follow this  


    User Feedback

    Join the conversation

    You can post now and register later. If you have an account, sign in now to post with your account.

    Guest

×
×
  • Create New...