Jump to content
  • Conéctate para seguir esto  

    Combate CON el Me 262

       (0 reseñas)

    Ares121

    Georg-Peter Eder explicó cómo era volar el avión desde el despegue hasta el aterrizaje, incluidas las maniobras de combate: “La respuesta del acelerador era lenta y, si se empujaba hacia adelante demasiado pronto, se producían calados, por lo que en el combate ajustabamos los aceleradores al máximo y solo reducíamos la potencia gradualmente, según era necesario, como en el aterrizaje. Para perder velocidad, levantabamos el morro y no tocábamos las válvulas de regulación. Operabamos el acelerador suavemente para evitar cualquier cambio rápido en los motores.

    Eder

    "En combate, evitaba el dogfight, el 262 simplemente no podía y cualquier caza enemigo podía girar dentro de su giro. Al atacar de frente, los cuatro cañones de treinta milímetros significaban que siempre ganabas la pelea. Una vez derribé a un Mustang en un combate de frente. Acababa de atacar a un B-17, rodeado de espesas nubes y emergí debajo de la formación, sin saber si derribé al bombardero y cuando llegué al nivel, me vino un Mustang, a unos mil metros de distancia. Esto me dio una fracción de segundo para ganar o morir. Si levantaba o dejaba caer el morro, o me apartaba, estaba muerto. Simplemente coloqué rápidamente el Revi sobre él y disparé una corta ráfaga, quizás ocho disparos de cañón, y él simplemente se desintegró. Lo sé, porque volé a través de los restos, y la turbina izquierda ingirió algunos escombros y se incendió. Le devolví el avión a Achmer (mecánico) y volvió a volar en un par de días ”.

     

    Hermann Buchner mencionó su experiencia al intentar aterrizar el Me 262 cuando las cosas salieron mal: "Aprendí que al aterrizar tenía que estar a menos de trescientos kilómetros [por hora] antes de bajar los flaps y luego menos de doscientos [por hora]. para que el tren de aterrizaje bajara correctamente y con seguridad. No servía nada de esto usando flaps a alta velocidad para ceñir el giro en un dogfight, a menos que estuvieras muy por debajo de esta velocidad. Hice esto una vez y el resultado fue casi fatal. Perdí el motor izquierdo una vez y logré finalmente aterrizar y no estaba solo.

    Buchner

    Con respecto al encuentro del capitán Valmore J. “Val” Beaudrault con un jet:

    "Después de que la aeronave no identificada pasara frente a él, el capitán se situó bajo su cola, el piloto [alemán] hizo un giro brusco de 360 grados. Beaudrault no tuvo problemas para girar dentro de su giro con su P-47D28. Durante estas maniobras, el capitán Beaudrault todavía no identificó el avión, por lo que se abstuvo de abrir fuego. El avión salió del giro, aplicó el acelerador a fondo y comenzó a alejarse a pesar de que el acelerador del P-47 estaba en el tope. "Beaudrault tomó fotografías del avión y finalmente identificó el Me 262 por lo que era. "Cerca de allí, el primer teniente William F. Peters se enfrentó con un segundo 262, pero pronto fue dejado atrás cuando el avión lo superó en una trepada".

     

    Erich Hohagen también dio su impresión: “En combate, la maniobra de trepada era el método de escape elegido. Esto te permitía obtener la ventaja de altitud mientras dejabas el avión enemigo muy por debajo de ti, sólo tenías que asegurarte de que estuvieras al menos a quinientos metros de distancia, ya que las armas de los cazas estadounidenses podrían llegar hasta ti y podrían hacer arco en ti a menos que estuvieras fuera del alcance. Este método también consumía una gran cantidad de combustible y nuestro mayor problema era observar el indicador de combustible, aunque teníamos un tanque de reserva y tenías que cambiar esa cosa manualmente, de lo contrario, interrumpirías el flujo de combustible a los Jumos. Eso no hubiera sido bueno.

    Hohagen

    Los alemanes se dieron cuenta rápidamente de que, aunque sus aviones eran más rápidos en la trepada y podían escapar de cualquier caza aliado levantando el morro, no eran tan afortunados cuando intentaban alejarse de un caza enemigo perseguidor. A pesar de la velocidad mucho mayor en un picado, varios pilotos de reactores pronto aprendieron lo que habían descubierto los pilotos P-38 estadounidenses: las superficies de control tenían una tendencia a volverse rígidas a alta velocidad cuando realizaban un picado. El testimonio de Stigler es digna de mención:

    “Una vez volaba a unos diez mil metros (más de treinta y tres mil pies) y vi tres P-51 por encima de mí; iban altos, picaron hacia mí y sé que no iba a luchar contra ellos, así que bajé el morro y piqué. En unos veinte segundos, todavía estaban quinientos metros por encima de mí, picando y yo me había ido. Entonces traté de elevarme y el joystick estaba rígido. Me quedé frío. Pensé que acababa de suicidarme. El avión no se elevaría y el indicador de velocidad mostraba más de mil kilómetros por hora.

    “Me sorprendió que la aeronave no vibrase, que los motores funcionaran bien, así que pateé rápidamente el timón a la izquierda y la derecha y realmente oré un poco. Esto pareció romper el hechizo del mal y poco a poco recuperé el control. Cuando detuve el picado, miré a mi izquierda y vi las caras sorprendidas de un grupo de agricultores en el campo. Mientras recuperaba el aliento, vi que había estado tan bajo que de hecho, esparcí todo el heno que habían recogido del carro, ¡algo de eso se estaba quemando! En ese momento aprendí que nunca volvería a hacer eso. Huiría directamente a nivel o treparía, pero descender empinadamente era un tabú. No más de eso, escribí un informe y se lo di a Galland. Más tarde, al día siguiente, tuvimos una reunión informativa sobre mi experiencia. Recuerda que todos seguíamos aprendiendo sobre estos aviones. Esta fue una valiosa lección.

    Stigler

     

    “Los bombarderos tenían que ser acertados en o cerca de los motores internos, ya que era a través de esta área del ala donde corrían las líneas de combustible. Simplemente no podía entender por qué otros pilotos elegirían atacar una caja de bombarderos desde un lado, desde abajo o desde el frente. Fue contra tácticas como estas que el B-17 realmente estuvo a la altura de su nombre como "Fortaleza Volante".

    “Sólo si uno volaba con y no en contra, la corriente de bombarderos y solo si uno atacaba desde arriba, podía escapar a lo peor de su poder de fuego concentrado. Además, los artilleros de los B-17 podrían dispararnos con sus ametralladoras pesadas desde un alcance efectivo de setecientos metros, mientras que nuestros cuatro cañones Mk 108 estaban calibrados para un rango de solo unos trescientos metros. "

    Steinhoff

    Johannes Steinhoff recordó su primer encuentro de caza contra caza contra un avión soviético mientras volaba el Me 262 poco después de unirse al JG-7, justo antes de tomar el mando en reemplazo de Eder, quien de hecho había sido ascendido el día en que fue derribado Walter Nowotny:

    "Una vez me enfrenté a una veintena de cazas soviéticos, en su mayoría Yaks, creo y cuando bajé un ala para atacar, parecía que estaban parados, sin moverse en absoluto. Ese tipo estaba por encima de mí y debió de verme, ya que realizó un medio tonel y ciñó el giro fuertemente en una maniobra a derechas y luego hubo otro que también se inclinó hacia la derecha, pasando justo delante de mí, justo delante de mi morro. Quedé atrapado en su turbulencia, las sacudidas fueron intensas. Probablemente estaba a unos cuarenta pies de mi ala. Nunca tuve la oportunidad de disparar a ninguno de estos tipos. Pero había otro Yak que giraba a la izquierda, en un descenso poco pronunciado y lo deseaba. Estaba debajo de él, también giré a la izquierda para acercarme y cuando lo vi disparé, pero fallé. Vi las ráfagas de los cañones detrás de él. Fue entonces cuando empecé a dudar de las cualidades de dogfight del Me 262. "

     

    Los pilotos de la Luftwaffe finalmente aprendieron cómo luchar contra los aliados, desarrollando sus tácticas y ajustándose a la velocidad más alta del Me 262. Una vez que se perfeccionó el método de "emboscada" (picar desde arriba o trepar desde abajo), el Me 262 demostró ser un caza formidable, con solo un par de impactos de los proyectiles explosivos de cañón de 30 mm que generalmente eran suficientes para derribar a cualquier caza. Georg-Peter Eder explicó cómo el método funcionó a la perfección si lo realizaban dos o más pilotos de jets con experiencia:

    “Lo bueno de los 262 era que realmente no importaba si estabas en el elemento alto o bajo. Si estábamos volando y estuviéramos debajo y atrás, un piloto subía por detrás, alcanzaba la ventaja de la altitud y luego picaba. Una vez que se advertía su presencia, los cazas enemigos normalmente rompían a la izquierda o a la derecha. . . sabiendo que nos podrían ganar en el giro. Si eso sucediera, nosotros, en el elemento inferior, podríamos tocar el timón de cola y trepar para anticiparlos.

    Messerschmitt_Me_262_replica_D-IMTT_ILA_2012_02.thumb.jpg.03dcfc87dd6d125f8e00fd0c0c74fd35.jpg

    Sin embargo, los alemanes también aprendieron que sus aviones tenían debilidades y si uno de los motores no funcionaba debido a problemas técnicos o daños, perdían más de cien millas por hora, lo que los hacía más lentos y menos maniobrables que sus homólogos aliados. Cuando un motor estaba apagado, el jet tendía a desviarse en la dirección opuesta, obligando al piloto a aplicar el timón opuesto para mantener una actitud adecuada. Cuando funcionaba perfectamente, el jet era una gran ventaja; cuando no lo era, podría ser una trampa mortal.

     

    Eder describió uno de sus derribos más interesantes en el avión: "Yo había sido bastante bueno derribando a los grandes bombarderos, donde [Egon] Mayer, [Herbert] Rollwage y algunos otros habían estado usando el ataque frontal con los 190 y ellos eran los expertos. Pensé que esto podría funcionar cuando me encontré con un caza enemigo. Tenía gran confianza en los cuatro cañones; eso suponía un montón de metal. Después de derribar un par de P-51 con disparos de deflexión, me encontré con un grupo de Mustangs.

    "Estaban debajo de mi vuelo de cinco aviones, dirigiéndose hacia nosotros, tal vez dos mil metros más abajo. Avisé y moví el stick hacia adelante; Alineando al último tipo, cuando canté los siete Mustangs, tomamos un número para no atacar el mismo avión. Entramos en el picado, aumentando la velocidad. Mi indicador me mostraba que estaba a casi novecientos kilómetros [por hora] y en solo unos pocos segundos apunté por delante del Mustang, solo una rápida ráfaga. Él voló a través de los pocos obuses. Él simplemente se desintegró. No hubo explosión, ni fuego, sus alas y su cola simplemente cayeron, como si fueran cortadas por una sierra.

    “Salí del picado; habíamos anotado tres derribos y dañado a otros tres. Teníamos poco combustible, así que interrumpimos el contacto. Me impresionó mucho la potencia de fuego de los cañones. Sin embargo, aunque el 262 no era un caza muy ágil, no en comparación con el 109 o 190, una vez descubrí que si extendías los flaps, aplicabas el timón opuesto para apretar el giro y mantenías tu velocidad por encima de los doscientos kilómetros [por hora], podría superar al P-38 y al P-47, pero también corría la posibilidad muy peligrosa de entrar en pérdida. Esto me sucedió una vez y perdí un motor, pero regresé.

    262.jpg.39cc80277d26b9bf7d1a735da99cab78.jpg

    “Fue el 9 de noviembre de 1944, cuando derribé dos Mustangs P-51. Esto fue interesante, porque realmente tuve que emplearme a fondo para esos dos derribos. Eder se enfrentó a cuatro aviones de varios P-47 y P-51, derribando dos de cada. Esto fue cuando supe que también podría superar el P-51. Así fue como anoté buenos hits en un P-47 pero no lo vi bajar.

    "El primer derribo de P-51 fue el resultado de mi descenso desde una altitud más elevada, así que simplemente tiré de la palanca y subí en un ángulo de sesenta grados. Gané otros dos mil metros rápidamente y cuando me nivelé y alabeé, pude ver que los Mustang no podían sostener esa trepada. Fue entonces cuando me acerqué, mantuve a los dos Mustang a la vista y piqué. Me vieron y vi que estaba ganando en uno y él trató de elevarse, intentando que mi línea de tiro quedara por debajo. Esto no sucedió. Una vez que lo vi levantar el morro, hice lo mismo, disparé una ráfaga rápida, lo sobrepasé, invertí, miré hacia atrás y vi que estaba en llamas, descendiendo.

    "Luego tuve que preocuparme, ya que él tenía un wingman y yo no y los otros muchachos [los P-47] decidieron ponerse en contacto conmigo. Pensé para mis adentros, 'OK, puedo hacer esto' y salí de mi tonel. De repente, el P-51 [el wingman del objetivo original] rompió a la derecha, alabeó, luego giró a la izquierda y subió el morro, disparando muchas balas hacia mi vientre. No acertó ningún motor, así que tuve suerte, pero alabeé en la misma dirección.

    “Salió del tonel y se niveló, pero luego me vio, así que hizo un giro brusco, intentando eventualmente girar dentro de mí. Fue entonces cuando pensé "Qué demonios" y lo seguí. Comencé a perder velocidad, pero el giro se ciñó cuando apliqué el timón derecho en el giro a la derecha. Luego vi que lo estaba perdiendo de vista a mi izquierda, así que apliqué el timón a la izquierda, observé la velocidad y luego me di cuenta de que él iba a tener que descender y lo hizo.

    “El P-51 y el P-47 podían superar cualquier cosa que tuviésemos, excepto el 262, pero nuevamente tuve que ser muy cuidadoso ya que los picados de alta velocidad a menudo hacían que los controles se inmovilizaran debido al estrés de las fuerzas g. Pensé que si el Mustang bajaba, lo seguiría, y descendí desde una altura de unos novecientos metros hasta casi el nivel de la copa de los árboles en quizás diez segundos y mi indicador de velocidad estaba todo a la derecha, más de mil kilómetros por hora. [Eder se enteraría más tarde de que su ASI estaba roto.] Lo iba ganando y estaba a cien metros cuando disparé. Vi impactos en él, había algo de humo y luego lo vi intentando elevarse, pero le di otra rápida ráfaga y él se estrelló contra el suelo ".

     

    • Like 1
    • Thanks 2
    Conéctate para seguir esto  


    Críticas de usuarios

    Crear una cuenta o conectar para dejar una reseña

    Necesitas ser un miembro para poder dejar una reseña

    Crear una cuenta

    Regístrese para obtener una cuenta nueva en nuestra comunidad. ¡Es fácil!

    Registrar una nueva cuenta

    Conectar

    ¿Ya tienes una cuenta? Conéctate aquí.

    Conectar ahora

    There are no reviews to display.


×