Jump to content

CATFLY

Miembro LF
  • Mensajes

    43
  • Ingresó

  • Última visita

  • Días ganados

    15

Todo lo publicado por CATFLY

  1. Póngame un terminator de estos!
  2. Me puedo cambiar a Typhoon? asi somos 2 Spitis (3 si se apunta Armero) y 2 Typhoon
  3. Catflosky a su servicio! Un spiti por aquí!
  4. Fue una mañana muy especial para todos, el día anterior llegó a Doerne el motor del primer Griffon destinado a nuestro grupo y todo el mundo estaba expectante. Los mecánicos habían trabajado duro durante toda la noche anterior para tenerlo activo lo antes posible. El aspecto que presentaba era imponente, con sus 5 palas, completamente limpio y reluciente. Su enrome cola y su bella figura… dioses, desprendía una mezcla de respeto y lujo que a cada uno de los integrantes de Snake nos enorgullecía. Plantado frente a él con el brazo en cabestrillo se encontraba el Sqn Ldr James Edgar Johnson, el líder absoluto de nuestro escuadrón, todo el mundo le llamaba Jhonnie. El anguloso rostro de Jhonnie Jhonson estaba fijado en los últimos retoques que los mecánicos estaban dando al flamante Spitfire Mk.XIV. Uno de los mecánicos le hizo un gesto de asentimiento a Jhonnie y este se lo devolvió con una leve sonrisa de reconocimiento en su rostro _Donde está Courtney? Decidle que traiga sus huesudas posaderas aquí ahora mismo_ Gritó Jhnonnie Jhonson Al poco aparecía Clayton Courtney al trote con una libreta en mano y un lápiz enredado en su ya clásico desmadejado peinado _Acérquese Courtney, voy a darle unos consejos acerca de cómo proceder con este modelo en concreto, olvidese de sus manuales de vuelo y siga mis instrucciones y devolverá mi avión de una pieza_ De todos era sabido que ese avión estaba destinado a Jhonnie Jhonson en realidad. Lamentablemente en su última incursión en territorio enemigo había sido herido y las viejas lesiones de clavícula de Jhonnie le habían dejado en dique seco durante una temporada. _sSsi Señor assi lo haré señor_Respondió courtney con su libreta en mano _Ponlo en marcha Paul_ Dijo Jhonnie al mecánico que esperaba ordenes en cabina. Poco más puedo explicarles de aquella mañana por que cuando aquella bestia despertó el ruido y el vendaval de polvo que levantó es lo único que recuerdo con claridad. Eso y los aspavientos de Jhonnie explicando trucos de veterano para dominar a aquella bestia en tierra y a Clayton chupando la punta de su lapicero e intentando tomar notas con las hojas de su libreta golpeando su rostro incontroladamente. Jhonnie le dio un golpe de aprobación en el hombro a Clay y se acercó hasta nosotros mientras Calyton subia al griffon. Junto al Griffon de Clay yacían el resto de nuestros Mk.IX esperando su turno. El Wt Off George Hands @Zaffy, Wt Off Joseph Square @Kamil, Flt Lt Gabriel Whack @Gabriel y yo mismo fuimos subiendo a nuestras monturas uno a uno conforme los mecánicos los despertaban de su descanso. El rugir del Griffon se colaba por mi cabina acallando nuestras monturas como si fueran gatitos cuando comenzamos a “Taxear” y de entrada ya vimos la primera lucha entre Clayton y ese salvaje motor cuando estuvo a punto de perderlo por el temible torque que infundía. Pero Clayton supo corregirlo, los consejos de Jhonnie dieron sus frutos sin duda. Teníamos una misión algo compleja aquella mañana, debíamos ejercer un muro de contención frente a varios grupos de ataque a tierra de la USAAF. Los chicos de la 36th Fighter Group, por todos conocidos por el grupo Tiger, tenían objetivos terrestres que cubrir al norte de nuestra zona de patrulla y los chicos de la 645 Bomber Squadron o más conocidos como los Comanches tenían que barrer con sus bombas una amplia zona situada al sur. Nosotros debíamos frenar cualquier amenaza que se presentase en la zona e interfiriese en las operaciones de nuestros aliados de la USAAF, patrullando y controlando cada movimiento aéreo en zona caliente. Gabriel y Joseph se vieron obligados a quedarse en tierra por problemas con sus motores, parece que los mecánicos dedicaron demasiadas horas en el montaje del Griffon… Aquella mañana las comunicaciones funcionaron de manera muy efectiva, atrás quedaron los problemas de interferencias de las misiones pasadas. La radio ardía por momentos. Los chicos del Tiger group llegaron poco después de nuestro inicio de patrulla y comenzaron a ensuciarse las manos con sus P-47. Desde mi avión podía distinguirse en la lejanía el espectáculo de luces en su batalla contra las temibles antiaéreas alemanas La acción comenzó poco después tal y como el alto mando había predicho. Manteníamos una comunicación distendida con los chicos del grupo Comanche y justo en ese momento dieron acto de presencia 4 contactos a nuestras doce _Contactos a nuestras 12:00, coged altura y esperad el cruce para elegir presa, no tengáis piedad, disparad rápido, nos ganan en número_ comuniqué por radio a Clay y George Comenzamos a trepar los tres. Pocos segundos le costó al griffon de Clayton pasarnos como una bestia desbocada, llegando al cruce contra nuestros 4 enemigos con una aplastante superioridad en altura. Tras el cruce se apostaron en mi cola rápidamente y mi vida dependía de no perderlos de vista en ningún momento. Nuestros contrarios portaban FW190 A6 y A5, creo que no fuimos los únicos sorprendidos por la potencia de trepada del Griffon porque Clayton cayó en picado tras el último de ellos arrancándole de cuajo una de sus alas como si un león le arrancase su pata a una indefensa gacela. Esos cañones Hispano harían temblar al mismísimo Hércules. El tercer y el segundo bandido se separaron de mi cola y fueron al acecho de George. Clayton estaba iniciando de nuevo su trepada cuando se cruzó con ellos y pude ver como conseguia impactar con su browling a uno de ellos, pese a que no vi daño alguno en su avión aquel tipo sin duda se pensó muy muy bien si el seguir con la contienda. Esos segundos de incertidumbre hicieron que George con un cerrado tirabuzón se colocase a sus seis y diera rienda suelta a sus cañones. La magnifica maniobra le sirvió para enlazarse con su otro perseguidor y fugazmente pude ver como comenzó a impactarlo con certeras ráfagas hasta que los perdí de vista. George cumplía así con su segunda victoria del día Todavía quedaba un FW190 y aún seguía hostigándome tras mi cola, de vez en cuando soltaba ráfagas de fortuna que pasaban cerca, demasiado cerca a veces. Mis ojos no se movían del retrovisor sin perder de vista el rugir de aquel motor radial que me perseguía. Cualquier movimiento en falso que me hiciese perder energía me situaría en su rango de tiro y créanme, muy pocos son capaces de soportar la potencia de fuego de aquellos malditos “würger” Y entonces en lo alto de mi retrovisor apareció tras mi perseguidor Clayton con su Griffon. Cayó desde muy arriba y tras situarse a sus seis le comió todo el terreno en cuestión de segundos. Iba ligeramente más bajo para no ser detectado hasta que desencadenó una certera ráfaga que aquel FW190 no pudo soportar, cayendo este descontroladamente mientras Clayton volvía a subir a las alturas. En un abrir y cerrar de ojos los chicos habían limpiado la zona de oposición dejándome a mí como un mero espectador una vez más. Así sellamos otra victoria más en aquella guerra que no parecía tener fin… y el invierno comenzaba a asomar su nariz por el horizonte.
  5. DEBRIEFING GRUPO BED COMPOSICIÓN: x1 MiG 21 Fishbed INTEGRANTES: FISHBED-1: Catfly MISIÓN: QRA a requerimiento de control de misión. LOADOUT: 4x R-60 1x Fuel Tank 480 litros PLAN DE VUELO: -Estacionados en Sirri Island. Arranque y rodaje al punto de espera de la pista activa. -Proceder según ordene control de misión. DESARROLLO: -Puesta en marcha electrónica realizada en 2 minutos con conexión a Grupo de tierra preparados para orden de encendido de motores -Informe de situación por Control de Misión, se acercan aproximadamente seis F18 a zona de Sirri desde rumbo 160 -Puesta en Marcha autorizada y alineamiento en pista en 2 minutos -Despegue y viraje rumbo 160 en 2 minutos BAJAS ENEMIGAS: x1 misil enemigo ferozmente destruido por el resistente fuselaje del Mig 21 BAJAS DEL GRUPO: Una en la titánica batalla contra el misil enemigo RESULTADO DE MISIÓN: Éxito Completo. Puesta en marcha ejecutada con total precisión y muerte con honor ASPECTOS POSITIVOS: - Despegué muy rápido ASPECTOS A MEJORAR: -Mapear el botón de ejectar Muchas gracias a @Lexe por la organización, a @CAG y @Tito por el control, y a todos los participantes que hacen que esto sea posible.
  6. Creerán queridos lectores que mi vida como piloto de combate de la gran guerra está ligada al glorioso Spitfire, pero no es así, piloté más de un avión de combate en mi juventud, pero esa es una historia que no quiero adelantarles todavía. El Spitfire Mk IX fue muy importante en mi carrera militar, gracias a él fui un “Snake” del 66th de la RAF. Era un caza muy competitivo, no tan excelso como el Griffon pero, ¿cuantos de ustedes han podido ver un Spitfire Mk IVX “Griffon” rugir por los aires? Había muy pocos ejemplares de Griffon en aquellos días y solo a unos cuantos elegidos se les otorgaba tal honor de pilotar la joya de la corona de la RAF. Se lo que estarán pensando, pero no, yo no fui uno de ellos. Pero si que volé junto a un “Griffon” y… ¿adivinen quien era su piloto? Efectivamente, el bueno de Clayton Anthony “Sonrisas” Courtney fue uno de los jóvenes talentos a los que se le obsequió el placer de domar una de las más fieras maquinas que la ingeniería inglesa ha creado. Y debo decir que en parte fue gracias a mi, o más bien por mi culpa... Aquel aciago día me tocaba liderar al grupo de vuelo. El día presentaba una intensa bruma que dificultaba en gran medida la visión. Nuestra misión, escoltar un grupo de A-20 que debían dar soporte aéreo en la dura batalla que se cernía en tierra. Yo era el oficial de más alto rango, me seguían los Wt Off Clayton “sonrisas” Courtney, Benny “hot” Hill @Pjr, Jhon “Clarise” Nicholson @Paspas, Nick “Griegy” Bailey @Griegous y un misterioso nuevo oficial llamado Henry “el mago” Potter @KikeS Solo salir del aeródromo Bailey declaraba problemas con el tren de aterrizaje, el chico no podía subirlo ni tan siquiera con la polea manual. Uno de los mecánicos olvidó allí dentro su llave “inglesa” o eso fue lo que declararon los mecánicos en el informe a posteriori. Tuve que ordenar su vuelta a la base al poco del despegue, creo que fue la única decisión acertada que tomé aquel día. Nos estábamos acercando al punto de reunión con nuestro vuelo de A-20 según lo planeado y en perfecta sincronía y nuestra radio comenzó a tener serios problemas. Las interferencias y el ruido aparecieron misteriosamente. Era prácticamente imposible contactar con nuestro grupo de A-20 y a duras penas podíamos comunicarnos entre nuestro propio vuelo. No se si los alemanes tuvieron algo que ver al respecto o fue por la presencia del Wt Off Potter al que todo el mundo llamaba “el Mago” pero marcó aquel día con una cruz en mi carrera y en mi vida. Llegamos a la zona de “rendevouz” sin contacto ni por radio ni visual con el grupo de A-20 cuando por fin, Potter los vio en la lejanía. Aún hoy no consigo explicar cómo consiguió distinguirlos desde tanta distancia. Contactó por radio y misteriosamente su comunicación fue clara y sin cortes, era al único al que se le podía oír con claridad: _Grupo de A-20 en visual, están haciendo hipódromos, parece que están siendo atacados duramente por la AAA_ y volvieron las interferencias y el horrible ruido a la radio Fuimos tras Potter y al llegar allí estaban el grupo de A-20 sufriendo la envestida de la temible línea de AAA alemana. La comunicación por radio era imposible así que no me quedaba otro remedio que informar a base de señales visuales como nos imponía nuestro manual de batalla. Una bengala Blanca y seguida una verde para informar de nuestra presencia y dar el listo para iniciar el camino a su objetivo bajo nuestra escolta. Para lanzarlas tenia que abrir la cúpula, cosa no muy amigable a esas velocidades y bajo fuego de AAA Preparé mi pistola de Bengalas, abrí la bolsa de cartuchos y cargué uno blanco. Respiré profundamente, aguanté la respiración y me dije a mi mismo que podía hacerlo, “rápido y sin pensar” me repetía una y otra vez. Abrí la carlinga y el viento entró como una fiera desbocada, saqué la pistola de bengalas y disparé una bengala blanca. Cerré con todas mis fuerzas… ánimo, ahora toca la verde. _Contactos a nuestras 5, vienen desde el NorOeste! _Me pareció oir por la ruidosa radio. _Benny, Jhon, id a investigar a esos contactos_ repetí por radio hasta oir el copy_ Eché mano a la bolsa de cartuchos en busca de la bengala verde y una repentina bolsa de aire bamboleó mi “Spiti” y desparramó por toda mi cabina los cartuchos _ ¡Oh my God, maldita sea, por qué me tienen que pasar estas cosas siempre a mi! _ El maldito cartucho verde no aparecía por ningún lado _chhhsssss 47…. Chsssss interrogo? _Sonó por radio _Aquí líder Snake, Repita transmisión_ respondí mientras buscaba desesperado la bengala verde _Potter me oyes? Mantén posición junto a los A-20_ Courtney ve a la zona de la ciudad de Vise y mantén posición y protege la zona para frenar cualquier contacto, yo voy a acercarme a Benny y Jhon para confirmar que lo que están viendo son nuestros aliados del grupo “Tiger” y sus P-47_ Ambos me dieron el “copy” camuflado entre el ruido de interferencia Rumbo NorOeste, A mitad de camino se cruzó conmigo el escuadrón “Tiger” de P47 y respiré aliviado, pero seguía sin poder comunicar con Benny y Jhon. Dos minutos después se dibujaron en la bruma disparos en la lejanía a mis 12 en punto. Parecían distinguirse 4 aparatos en combate _¡shhchsssss …. Los tengo en mis 6! _ Ese era Courtney! Maldita sea! _grité Uno de los contactos a mis 12 comenzó a arder y caer y en la siguiente maniobra otro de los contactos parecía recibir serios impactos en un ataque frontal. Deseé que fuesen contactos enemigos los que caían… _Maldita sea! _ grité, vi la silueta de dos FW190 saliendo de la zona de batalla. No podía llegar hasta ellos y estaba en inferioridad numérica, recé por que Benny y Jhon pudiesen saltar. Lamentablemente sus cuerpos fueron hallados días más tarde, que dios esté con ellos _¡Courtney, aguanta! ¡Voy en tu ayuda chico! _pero nadie respondía, solo el ruido de radio_ Potter lanza una bengala Roja para los A-20, la zona no es segura, repito, la zona no es segura!_ más silencio de radio. Llgue a la zona de “rendeuvouz” y no había ni rastro de Potter. Exprimí de nuevo mi Spitfire y llegué a Vise. Nada. Los brumosos cielos estaban en paz y armonía. _Maldita sea!_ volví a gritar, me vinieron a la cabeza las caras de todos aquellos chicos, y los valientes hombres de los A-20. Por un momento, por mi colapsada cabeza pasó la idea de lanzarme en picado contra el suelo y acabar con todo de raíz, pero no lo hice, tal vez por cobardía, pero tenía que asumir mi responsabilidad. De pronto la radio recuperó su sintonía habitual, las perturbaciones en su frecuencia cesaron de repente. _Mayday mayday, aquí líder de vuelo “Comanche” solicitando toma directa, vamos muy tocados_ ¡Eran los A-20, estaban vivos! _Lider “Snake” para vuelo “Comanche” me alegra oírlos, no consigo contactar con el resto de mi vuelo, solicito informe y situación _”Snake” tengo que felicitarle por sus chicos, nos han salvado el pellejo de 4 FW190, primero ese joven en Vise que los ha frenado en seco y después al joven que nos ha escoltado y nos ha defendido hasta ponernos a salvo a todos, aunque lamento informarle que los dos han sido derribados, al chico en Vise lo vi saltar y abrir su paracaídas, me temo que nuestro protector no corrió la misma suerte… En cuanto a esos 190 nazis… nuestros “Tigers” dieron buena cuenta de ellos… deben estar criando malvas sobre algún árbol ahora mismo… Aquel día perdimos a valientes combatientes, el Wt Off Benny “hot” Hill y Jhon “Clarise” Nicholson fueron enterrados con honores. A día de hoy se sigue sin saber nada del misterioso Henry “el Mago” Potter, ni su cuerpo ni su aeroplano fueron encontrados y permanece en paradero desconocido. Clayton “el sonrisas” llegó montado en un jeep junto a una tropa estadounidense de reemplazo a la mañana siguiente. Estaba sucio, con parte de la ropa quemada, su desmadejado pelo estaba lleno de hojas secas pero sonreía sin parar con aquella sonora carcajada característica. Se me acercó y me dijo; _Ho ho ho ho! Lo hice Cat! Lo hice! Detuve a aquellos 190! Así es como Clayton A. Courtney ganó su “Griffon” Por otro lado, a mi me arrestaron durante dos semanas, fui juzgado y absuelto al paso de los años. Jamás olvidaré las caras de aquellos chicos, me acompañarán por siempre en mis pesadillas, pero esa es otra historia…
  7. Fue una noche de celebraciones. No me siento particularmente orgulloso de algunas de las bromas que nos hacíamos en aquellos tiempos, eran bromas de “ida” y de “vuelta” y a veces tocaba aguantar pero siempre he creído que generaban buen ambiente entre nosotros. Eran tiempos duros y todos sabíamos que quizás no volveríamos de la siguiente salida pero la guerra estaba decantándose de nuestro lado, los nazis se negaban a rendirse y ya era cuestión de tiempo que pudiéramos terminar de someterlos. Eso, sin duda alguna, también ayudaba al buen ambiente. El Flt Lt Olivaw @Ares121, al que todo el mundo apodaba “el Robot” por la precisión con la que solía manejarse en el aire con su Spitfire, yo mismo y una de las veteranas camareras locales nos conchabamos para jugar unas manos de bridge con los chicos aquella noche. Patty jugaba con el Wt Off Benny Hill @Pjr, aquel chico era tan mujeriego que perseguiría a un escocés si lo viese en faldas, así que estaba más pendiente de Patty que del juego. La otra pareja eran el Wt Off Nick Blaily @Griegous y Clayton “sonrisas” , el cual no era precisamente el más listo de la clase, así que teníamos bastante a nuestro favor. Además de que el whisky que bebíamos Patty, Daneel y yo era en realidad té frio. La apuesta no era monetaria, era a whisky por mano perdida y he de admitir que pese a estar bastante amañado terminé bastante harto de beber té frio. Nada que ver con los chicos, que acabaron como cubas y aunque con Clay nos costó unas cuantas manos más llegar a tumbarlo _aquel chico era “lento” hasta para emborracharse maldita sea!_ los tres acabaron desnudos y atados a los taburetes de la cantina aquella noche. A la mañana siguiente todo eran risas excepto para los chicos, que eran un mar de resaca. Ciertamente alargamos la broma en exceso y le pasamos el puesto de líder al resacoso Blailey, al cual no le hizo ninguna gracia pero aceptó estoicamente. Ya llevábamos unos largos minutos volando en formación hasta nuestra aparente tranquila patrulla y Clay seguía volando con el tren bajado… _Clay, estás clavando la formación… parece que hoy vuelas sobre ruedas… _comunicaba irónicamente por radio el Flt Lt Olivaw _Si… siempre intento hacerlo señor…_respondia confuso Clay _Hijo… tienes el tren bajado… Volvió a comunicar Daneel. Al cabo de unos largos minutos vi como subía el tren del Spitfire de Clayton, creo que mis carcajadas podían oírse incluso desde su avión. De nuevo y como en tantísimas otras ocasiones la guerra nos devolvió al mundo real, la guerra nunca cambia, es caprichosa y no te deja reír mucho tiempo en su presencia. En el horizonte, en nuestro territorio Daneel divisó seis contactos. Eran seis Bf110 y nos iba a tocar lidiar con sus navegantes en puestos de artilleros. En manos del “Robot” iniciamos un sigiloso ataque. Daneel tiró abajo sin miramientos el primer bandido dando buena cuenta de sus cañones Hispano, Clayton fue más conservador y decidió conservarlos y usar sus brawling para pinchar los motores, Benny fue contundente como Daneel con los Hispano, a Blailey no conseguí verlo y yo… bueno… recuerden que soy un tipo afortunado… pero aquel día al disparar algo falló y todo mi armamento quedó encasquillado, quedándome una vez más como espectador privilegiado de la contienda, a salvo he de admitir. Ya habían caído dos Bf110 por parte de Benny y Daneel cuando se sumaron a la fiesta los chicos de la USAAF con sus P-51. Aun así, si te encontrabas a Daneel “el Robot” Olivaw en un combate ya podías ir rezando para tenerlo de compañero por que consiguió derribar a dos Bf110 más aquella mañana, agotando su munición. Los chicos de la USAAF derribaron a los dos bandidos restantes liberando nuestros cielos de toda amenaza restante. Blailey volvió a la posición de líder y retomamos nuestra patrulla. El combate había sido ajetreado y habíamos quedado ligeramente desorientados; _Dadme un minuto para orientarme y poder volver al punto de patrulla, formad en escalón derecho… _ Comunicaba Blailey De nuevo la guerra volvió a darnos un golpe de realidad. Las antiaéreas al otro lado del río empezaron a escupir fuego contra nosotros. La temible FLAK de 88mm alemana se cebó con Blailey, todos estábamos rompiendo formación y al pobre chico lo alcanzaron con el mapa entre sus manos. Por suerte vi como conseguía saltar en paracaídas y aquel día salvó su pellejo pero a nadie le gusta no salir caminando de su montura. No fue buena idea emborrachar a los chicos la noche anterior Pero no acabó ahí la sorpresa. Llegaron desde las alturas un grupo de al menos cinco FW190 directos hacia nosotros. Dos Fw190 hostigaban sin cesar a Daneel, estaba completamente indefenso y con sus cargadores vacíos aguantando a los agresores, pedía ayuda por radio pero desde la distancia nadie diría que lo necesitase por cómo se movía. Los minutos pasaban y Daneel empezaba a entrar en momentos críticos. Ya estaba comenzando a recibir impactos y castigo de los alemanes que ya habían intuido que estaba sin munición y su grado de agresividad iba en aumento exponencialmente cuando vi aparecer a Clayton y a Benny. Fueron inteligentes y soltaron una ráfaga lejana para persuadir a los atacantes y dejar huir a Daneel pero como buenos tozudos alemanes que eran no cejaron en su ataque. El apodo de “Robot” no era en vano y Daneel siguió aguantando lo suficiente para que los dos Spitfire de Benny y Clayton entrasen en rango. Fueron victimas rápidas en manos de los Hispano. En un abrir y cerrar de ojos Daneel estaba libre. En ese momento llegaron de nuevo los chicos de la USAAF a socorrernos, nos liberaron de la presión del resto de Fw190 para poder volver a casa. Aprendimos otra valiosa lección. Así es como terminó aquel resacoso día...
  8. Saludos queridos lectores, me presentaré en unas breves líneas, este libro no va sobre mi si no sobre todos aquellos grandes pilotos con los que tuve el placer de volar en aquellos años. Soy un tipo afortunado, fui piloto durante prácticamente toda la gran guerra y puedo contarlo. Viví los peores y mejores momentos de aquellos años. Ciertamente no fui un gran combatiente, no tengo declarado en mi haber ninguna victoria ni aérea ni terrestre, fui trasladado de escuadrón en diversas ocasiones, quizás no fui un buen complemento o querían carnaza, quien sabe, pero ciertamente, yo sigo aquí después de tantos años así que la suerte siempre ha estado de mi parte. Poco más puedo añadir de este piloto afortunado. Hoy quería hablarles del joven Clay. Clayton Courtney era nativo de Milton, al norte de Cambridge. Tengo entendido que era de buena familia, no se quién engañó a aquel chico para enrolarse en estas aventuras. Describiría a Clay como un autentico “bonachón”, era de esa clase de persona a la que le cuesta coger las bromas, ya saben a lo que me refiero… y comenzaba a reír siempre tarde. Su risa era todo un espectáculo, parecía tener una bocina en su pecho, contagiosa a más no poder. Todo el mundo lo llamaba “sonrisas” por su peculiar “lentitud de reacción”, un apodo algo cruel estaremos de acuerdo, pero en tiempos de guerra creo que aquello era lo que menos importaba. Era un chico muy alto y espigado, el uniforme siempre se le quedaba corto y siempre caminaba con las manos en los bolsillos del pantalón. Era un tipo peculiar, con muchos tics extraños que intentaba simular como si tiritara de frío, incluso con una maldita hoguera delante lo hacía. El joven “Sonrisas” solía ir despeinado y sus pelos parecían crecer en la más pura anarquía. Sorprendentemente, con un Spitfire entre sus manos era completamente diferente. Quien me lo iba a decir, está claro que hay gente con algo especial en su interior por que parecía un piloto con más experiencia que muchos de los que lo llamaban “sonrisas” en la cantina. Conocí a Calyton en septiembre del 1945, coincidimos en el No. 66 Squadron de la RAF volando Spitfire MK IX, yo llevaba muchos años de servicio y el chico apenas acababa de aterrizar de la academia de vuelo del plan de entrenamiento de la Commonwealth. Estábamos en Europa, quedaban pocos alemanes por los aires, pero los que había eran todos Ases o jóvenes reclutas muy peligrosos en manos de veteranos. Ya no estaba en las relajantes y tranquilas tierras de Canadá aprendiendo a manejar hurricanes o Spitfires de instrucción, esta era la guerra real. Clay ya Había realizado 3 misiones oficiales de reconocimiento hasta aquel día junto a nuestro líder de escuadrón. Misiones de iniciación adentrándose ambos en territorio enemigo para fotografiar puntos estratégicos o escolta en territorio amigo. El Pilot Officer Barry Gone @Sire, nuestro líder en aquellos días vio algo especial en el chico por que se apresuró a nombrarlo Warrant Officer para tenerlo de punto en misiones venideras. Para Clay, Barry era como un mentor, siempre se dirigía a él como “teacher Barry” cosa que a este no le hacía ninguna gracia, pero Clay era un bonachón y se lo perdonaba. Intenté entre bromas llamarlo así en una ocasión y Barry fue bastante “persuasivo” en su respuesta; _Vuelva a llamarme así otra vez y le cortaré sus pelotas y las meteré en una bolsita de té_ El día que fue nombrado W/O fue un día de luces y sombras para el pobre Clay. He volado cientos de misiones de patrulla, la mayoría tranquila, otras con acciones de confrontación y amenaza, pero recuerdo que aquel triste día la sangre corrió en todo el frente, no solo para nuestro escuadrón me temo. Nuestra salida ya estuvo marcada por la singularidad. El W/O Benny Hill @Pjr tuvo que ser sustituido en el último momento por problemas físicos. El sustituto fue IA Mcintosh, un piloto demasiado novato para lo que se nos vino encima. Yo era el oficial con más rango aquellos días y nos acompañaba también el Flight Lieutenant Gabriel Whack @Gabriel. Pese a ser los oficiales con más rango, el bueno de Plt/O Barry Gone solía dirigir nuestras salidas como líder. El Flt Lt Whack tenía mucha experiencia y era una suerte tenerlo con nosotros, pero desgraciadamente, en mitad de la ruta de vuelo hacia la zona de patrulla todos los sistemas eléctricos de su Spitfire se apagaron. Otro piloto más novato hubiese caído aquel día, pero Whack aguantó la compostura con aplomo y consiguió mantenerse a la espera sobrevolando la ciudad de Huy mientras nosotros continuamos con la misión de patrullaje. Llegamos los cuatro aparatos sin más contratiempos e iniciamos la patrulla sobre territorio enemigo de aquel sangriento día, cuando la voz de Clayton por radio rompió el silencio _ dos contactos a nuestra una, más altos, rumbo oeste _ En visual, vamos a investigar pero estén preparados, por su trayectoria todo apunta a que son bandidos _ dijo nuestro líder Barry Eran dos y nosotros cuatro. Como casi siempre sucedía últimamente, cuando entrabamos en grupo en zonas de patrulla, a esas alturas de la guerra en superioridad numérica a nuestro favor los alemanes se darían la vuelta o intentarían intimidarnos de alguna forma. Como en una pelea de gallos en la que no llegaría la sangre al río ese fue mi primer pensamiento. Pero esta vez no fue así. no hicieron el más mínimo intento de intimidarnos subiendo, ni dieron media vuelta, ni picaron para huir a toda velocidad, nada de eso. Vinieron directos a interceptarnos. Muy osado por su parte, pensé. Busqué y busqué alrededor buscando más contactos, pero no, estaban solos, y ya casi estaban llegando. Todo apuntaba a que la cosa iba a estar movida, eran dos Bf109. Aun seguíamos fuera de rango de tiro en “zona segura” pero uno de ellos soltó una ráfaga a distancia que impactó de pleno en mi ala izquierda, tuve que retirarme de la contienda y ser el espectador de lujo de la batalla, ahora el conflicto estaba más igualado, tres contra dos. Pero duró poco, IA Mcintosh no estaba preparado para ese nivel de estrés y uno de los 109 se le colocó con facilidad a sus 6. IA murió en el acto en la primera certera ráfaga del 109 y su Spitfire cayó sin vida contra los bosques. La sangre ya corría por los cielos de Liege y la batalla se había igualado en cuestión de segundos Barry y Clay seguían ahí contra los 109, yo fui testigo del gran combate aéreo que libraron, la radio ardía cantando movimientos y defensas y los 109 les hostigaban sin parar. Los 109 Tenían la ventaja energética a favor en todo momento y Barry y Clayton solo podían defenderse sin poder organizarse para plantear un ataque. El mismo piloto alemán que me sacó de la contienda quiso repetir la maniobra de ataque a Clay, entrándole desde sus 9, bajando a toda velocidad de los cielos de Liege y disparando desde una larga distancia, pero el chico “sonrisas” leyó la jugada esquivando como pudo las 12mm alemanas salvando la situación. La situación del combate no daba tregua a Clay que intentaba sin éxito abrirse del dogfigth para coger altura y atacar con energía. Cuando lo hacía los alemanes acorralaban al líder Barry y tenía que volver al combate cerrado y cuando estaba en la corta distancia en la que la sangre corre tenía que defenderse de los ataques alemanes. La situación comenzaba a ponerse del lado alemán por desgracia Por un momento Barry consiguió darle la vuelta al combate. Encontró el hueco para colarse a las 6 de uno de los alemanes que huía despavorido trepando. Barry estaba buscando el tiro cuando de los cielos cayó el otro 109 marcando una maniobra parecida a un yoyó alto readaptado a la situación buscando a toda velocidad las 6 de nuestro líder. Clayton intuyó la maniobra e intentó en vano perseguir al 109 pero jamás lo alcanzaría. Clay comenzó a gritar despavorido a Barry por radio que rompiese, pero esas milésimas que le faltaron a Barry para ejecutar al primer 109 fueron las que necesitó el As alemán para derribarlo sin miramientos. El Spitfire de Barry cayó aquel día, pero vi cómo consiguió saltar en paracaídas, no parecía que en muy buenas condiciones. _Clay chico, tenemos que salir de aquí, Barry ha saltado, es un tipo duro, estará bien_ le dije por radio _No! Whack dime que has recuperado tu avión y vienes a ayudarnos! _Negativo Clay… lo siento… solo mi motor y radio funciona… lo lamento, pero sigo en Huy _Clayton Courtney, los 109 están subiendo y ya están iniciando picado para cazarte, cuerpo a tierra y rendeuvouz en Huy, es una orden! Le dije al chico _Copiado, Snake 2… Llegamos a nuestro aeródromo en Deurne sin contratiempos, antes acompañamos a Le Culot a Flt Lt Gabriel Whack para que le reparasen los sistemas de su Spitfire. El recién nombrado Warrant/Officer Clayton Anthony Courtney, nativo de Milton, Cambridge, bajó llorando desconsoladamente de su Spitfire Mk IX aquel sangriento 1 de septiembre del 1945, todos aprendimos que la guerra no es lugar para “sonrisas”.
  9. Otro Flecha por aquí !
  10. Memorias de Fuego _ La patrulla norte _ _Ciertamente estamos sacando un buen puñado de historias de sus vivencias señor Catflohen pero dígame algo, teniendo en sus manos una tecnología tan avanzada para aquella época ¿cómo es que no le dieron la vuelta a la situación adversa vivida en los cielos de Alemania? Por lo que me explica, describe usted al Messerschmitt 262 como una autentica maravilla _ahh hijo… el paso de los años ha suavizado y enfriado mi opinión sobre aquel aparato. Desde la perspectiva actual puedo decirle que volar aquella montura era algo sin igual pero si le he de ser sincero, detestaba y odiaba volarlo. _Je je je, me asombran sus palabras señor Catflohen! Espero que no esté malhumorado conmigo por no haber venido hoy con la señorita Mirah. Por sus palabras de estos últimos días creía que volar aquel aparato fue algo increíble para usted. _Je je je, lo fue sin duda hijo. Se olvida de algo muy importante de aquellos días. Todos aquellos pilotos que fuimos asignados a volar el Me262 habíamos combatido innumerables veces con cazas como Bf109 o FW190. Muchas victorias aéreas a nuestras espaldas, derrotas y experiencias cercanas a la muerte también por supuesto je je je, pero en al fin y al cabo, todos los allí presentes éramos expertos pilotos de combate. El sufrimiento y el cansancio de tantos años de guerra, las duras derrotas sufridas, amigos perdidos, la dura responsabilidad de la defensa del suelo Alemán provocaba ansiedad y desesperación en todos nosotros. Éramos unos jovenzuelos a los que nos ordenaron dominar una tecnología muy novedosa. Muchos de los chicos murieron quemados en las semanas de instrucción por fallos técnicos, errores o piezas defectuosas. Todavía noto aquel insoportable olor a petróleo de la cabina. El miedo a convertirse en una bola de fuego en cualquier instante… Y no solo eso… combatimos contra la élite de pilotos estadounidense, adquirieron mucha experiencia en sus combates del pacífico y ellos tenian decenas de reemplazos, estaban frescos mental y físicamente. Su superioridad aérea era indiscutible y nosotros éramos más rápidos sí, pero combatimos muchas veces contra nuestro propio avión, no teníamos prácticamente escritos más allá de los pilotos de pruebas. Estábamos escribiendo la historia en cada salida. _Vaya señor Catflohen… es un punto de vista que suele quedar en el olvido… seguro que recuerda alguna historia en la que podamos trabajar ese sentimiento _he he he… en todas mis salidas con aquel maldito aparato de algún modo tenía aquel sentimiento, joven, pero recuerdo una en particular en la que creí que nunca volvería a casa _Déjeme que saque mi libreta de apuntes señor Catflohen, soy todo oídos. Aquella mañana teníamos una orden clara, evitar a toda costa el bombardeo masivo sobre nuestras factorías en Volkel. Dos grupos teníamos que frenar el avance de la 101 aerotransportada, el grupo Negro tenia que hacer frente a las escoltas de bombarderos y el grupo Rojo, al que yo pertenecía, debíamos dar cuenta de todo lo que cargase material explosivo. Volamos altos, muy altos, si no me engaña mi maltrecha memoria a unos 8000m de altura… sí… eran 8000m. Aproximadamente. Allí arriba todo transcurre más despacio, el tiempo se ralentiza, el sonido de tu respiración detrás de tu máscara supera al atronador sonido de los reactores cuando vuelas tan alto. Nos reunimos con el grupo Negro y emprendimos nuestra patrulla rumbo Norte. Hijo… cuando estás a esas alturas la condensación del aire hacía que se dibujasen estelas tras cualquier aparato y como era de esperar la USAAF comenzó a aparecer en la escena. Decenas y decenas de estelas aparecieron por el Oeste y por el NorOeste. La táctica era previsible, querían encerrarnos y flanquearnos a modo de pinza. Todos lo sabíamos, nuestros lideres de vuelo lo también lo sabían, pero no teníamos más opción que cumplir nuestra misión y prepararnos para la muerte. _Rojo uno para grupo Rojo, recordad nuestras ordenes, buscad a los bombarderos entre toda esa nube de contactos enemigos y abatirlos lo antes posible, repito, olvídense de sus escoltas La voz de Krieger era clara, seria y pausada_ Krieger ya era serio y poco hablador en persona pero su tono por radio describía la misma agonía que la del cualquiera de nosotros. Concentrados y mentalizados en no cometer errores que nos convirtiera en bolas de fuego y temerosos por el inmenso número de contactos enemigos. La contienda comenzó sobre los cielos a 8000m a cámara lenta, había decenas y decenas de cazas de la USAAF de todo tipo, P47, P51… y ni rastro de los bombarderos. El cielo era como un lienzo azul en el que un demente tiraba pinceladas blancas por doquier. Llegó el momento del segundo acto de aquel espectáculo. Aparecieron los primeros colores en el lienzo del pintor, lluvias de estrellas de fuego de las trazadoras, fuegos de aparatos en llamas, pinceladas negras de aparatos tocados humeantes cayendo y partiendo el cielo en dos… El grupo rojo estábamos en medio de toda la obra, luchando por huir de los p47, siendo lo más delicados posibles en medio de una batalla de fuego cuando por fin el Leutnant Krieger y el Leutnant Lagartoff informaron por radio _Tenemos a los bombarderos! Están a 6000m rumbo NorEste Vi sus trazadoras atacándoles y no dudé lo más mínimo en lanzarme desde las alturas Hijo… aquel día aprendí que aquel maldito aparato me odiaba tanto como yo lo odiaba a él. Se enfureció de tal forma en el picado que superé fácilmente los 900km/h, el avión se quedó completamente bloqueado, era incapaz de sacarlo del picado. Tiraba de la palanca con todas mis fuerzas chico, creí por un instante que iba a partirla y seguía cayendo y cayendo. Hice todo lo que decían los manuales, pisar timón y subir el elevador al máximo para salir del picado pero nada parecía hacer efecto. Las fuerzas G me presionaban y no me dejaban respirar. Conseguí llegar a pulsar el botón de flaps para extenderlos en mi última desesperada idea… quedaban pocos cientos de metros ya para llegar al final de mis días y no podía ni tan si quiera gritar de dolor. Al borde del desmayo, pulsé el botón de eyección de la puerta de cabina pese a saber que jamás podría despegarme del asiento a tal velocidad, quizás la falta de oxigeno en mi cerebro hizo que se me pasara por la cabeza esa idea. La cabina salió despedida instantáneamente como si fuese un jugete de papel y el viento me golpeó con tanta violencia que me arrancó la máscara de oxígeno y mis gafas. Ya solo me quedaban segundos de vida en la frenética caída mientras tiraba y tiraba con todas mis fuerzas de la palanca. Cerré mis ojos aceptando el final de todo. Joven, debo tener 7 vidas como los gatos y sin duda aquel día debí perder lo menos 2 por que gracias a la sacudida de la cabina y la pérdida de aerodinámica el avión redujo la pizca de velocidad suficiente para recuperar el control otra vez estabilizando casi a la altura de las copas de los árboles. Sorprendentemente el avión seguía entero, los flaps habían desaparecido en algún momento de la caída y después de lo que acababa de ocurrir no me importaba demasiado aterrizar sin ellos. Volví a nuestro aeródromo de destino con la moral por los suelos, derrotado y humillado por mi propia montura, la guerra no se había terminado para mi todavía. Nunca olvidaré ese maldito olor a petróleo...
  11. Memorias de Fuego _Dia 2_ Petreles _Buenos días señor Catflohen, como se encuentra hoy? Hoy me acompaña una diseñadora de videojuegos, la señorita Meinefettentiten. Me pidió estar presente en la entrevista para plasmar las sensaciones de los pilotos de su época en un videojuego nuevo_ _Oh Buenos días chico! ¡En que buena compañía viene hoy! Si… ya me encuentro muchísimo mejor, tome este billete de 50$ y vaya usted a desayunar que yo me quedo aquí con la señorita Meinefettentitten relatándole más historias… _eh… ejem… le agradezco el gesto señor Catflohen pero ya hemos desayunado… sí que tiene mejor cara hoy si… _Mirah, le presento al Capitán Catflohen. Señor Catflohen, esta es la señorita Mirah Meinefettentitten _Mylady, es un honor, le apetece sentarse aquí a mi izquierda, estoy sordo de mi oído derecho desde la guerra, así podré oírla mejor. ¿Así que quiere hacer un juego de maquinitas de marcianitos? ¿Le apetece un té con bretzel? Puedo avisar a una de las enfermeras, son unas chicas muy amables y le traerán lo que usted quiera _jejeje, Muy amable señor Catflohen pero no se moleste, estoy bien. Estamos trabajando en un videojuego, usted relate sus historias que nosotros tomaremos nota de todas sus anécdotas, es usted todo un galán y se lo agradezco _Bueno, lamento interrumpir, pero hemos de continuar con sus relatos señor Catflohen, ¿dice que se quedó sordo en la guerra? ¿Qué es lo que le pasó? _Si joven, de hecho, fue en la instrucción de combate con el 262, saque su pluma, chico, esta historia le gustará… Aquella mañana teníamos que atacar unos barcos señuelo en nuestro territorio, nuestra misión era practicar la suelta de bombas, picados a alta velocidad, ametrallar… practicas y más practicas a todas horas con los chicos para memorizar automatismos. Nuestros incansables capitanes nos apretaban cada uno a su manera. Jejeje, recuerdo que aquella mañana el Haupmann Rudd Von Tiger se metió de controlador de Torre para poder examinar nuestras comunicaciones. Jejeje aquel hombre tenía demasiado carácter, se pasó todo el tiempo gritándonos por radio. Ya sé lo que piensan jovenzuelos, jejeje pero no, no fueron sus gritos los que me dejaron sordo de mi oído derecho. Nuestro Hauptmann Skikeff si que salía con nosotros en vuelo, pero iba solo conotrolando nuestros movimientos en las formaciones, cuando veía errores no tardaban en aparecer los gritos de Von Tiger para corregirlos desde su sillón en torre Era la tercera salida de aquella mañana. Cargados con bombas de 250kg rellenas de arena, obviamente no podíamos permitirnos el lujo de tirar bombas en simples ejercicios de práctica pero siempre salíamos con los cañones armados. Mi líder aquella mañana era el Teniente Krieger, se ganó sus galones también en los escenarios del mar del Kuban y era bastante experimentado en el ataque a suelo así que el resto de los chicos y yo estábamos bastante tranquilos, quizás demasiado. La practica de bombardeo fue un éxito, colamos las inertes bombas en los viejos buques que surcaban el rio con acierto. Iniciamos maniobras de ametrallamiento como estaba previsto, íbamos a altas velocidades cortando el viento a nuestro paso cuando de improviso el teneinte Harenn informó por radio del avistamiento de un contacto enemigo. El Leutnant Harenn iba de punto de nuestro líder y no era de los que hacia bromas en los cielos, era un piloto de caza extremadamente preciso con muchísimas condecoraciones y derribos en su solapa así que si Harenn decía que había avistado un contacto enemigo es que había enemigos. Yo era su punto y oteé el frio horizonte buscando al sujeto. Y ahí apreció un Spitfire, como si fuese una gota de lluvia solitaria cortando en dos los cielos picando a una velocidad descomunal contra el grupo de 262 rojo que aún practicaba en su zona. Me lancé a por él no sin antes informar a nuestro líder. Poco a poco conseguí comerle el terreno, demasiado lento para mi gusto, mi experiencia me decía que me estaba equivocando, pero no rectifiqué lanzando los dados de la suerte esperando no ser visto. La suerte no estuvo de mi lado, el spitfire me vió y me evadió fácilmente en un jiro cerrado, el 262 fue completamente incapaz de seguirlo. Me quedó más que claro que esta maravillosa montura no tenía nada que ver a mi viejo 190. Lo que antes fue una ligera golondrina que cortaba el viento a altas velocidades se convirtió en tronco de hierro pesado como una ballena. Mi error de novato no solo me dejó con mi honor a la altura del betún de crin de camello sino que ahora ya no estaba solo, conté al menos 4 typhoon rondándome como buitres. Por un momento creí que mis días iban a llegar a su fin cuando por fin recuperé mi suerte, el resto de mi grupo estaba allí para enzarzarse en la lucha contra aquel grupo de Typhoons. En la lucha vi a Harenn partir en dos a un typhoon cayéndole desde los cielos a toda velocidad y saliendo victorioso para volver a la altura de seguridad, ese chico era un As, ya tenía completamente domada a su montura y la potencia de fuego del 262 era devastadora. Pero yo seguía en problemas, estaba a media altura y en plena zona de combate. Supongo que fue cosa de mi juventud y la prepotencia de mis éxitos del pasado lo que me hizo cometer mi segundo error de la mañana. Reconozco que me confié en exceso, puse potencia máxima y comencé a trepar hasta zona segura, o al menos esa era mi intención. El 262 no reaccionó como yo esperaba, mi trepada se inició con poca energía y a duras penas conseguía subir. Oh mein Gott, grité, No me hagas esto ahora, ¡sube vamos! Un Typhoon salía en ese momento de un picado a toda velocidad delante de mí. Le debí aparecer como un patito de feria delante de su visor y se lanzó sobre mí a toda velocidad en un frontal. No tenia intención de atacarme, era obvio, me vio ahí sin energía y quería coger ventaja para colocarse a mis 6. Intenté sin éxito asustarlo con una ráfaga frontal pero los ingleses no se asustan con facilidad, ni siquiera al ver un grupo de esos nuevos jets en zona enemiga les persuadió de atacarnos, no lo iban a hacer las balas de mi cañón en desventaja. Comenzó a dispararme sin piedad desde mis 7, lo había molestado lo suficiente como para no tener tiro claro. Mentiría si dijese que esa situación en desventaja era nueva para mí en la guerra, pero hasta aquel momento lo había podido contar. Evadí los tiros tanto como pude pero seguía pesado como una piedra. Al final una de sus ráfagas me golpeó en mi ala derecha. Piqué todo lo que pude y la suerte volvió a estar de mi lado por que aquel typhoon me dejó tranquilo. Tranquilo hasta el instante que el reactor derecho explotó sin aviso. No recuerdo prácticamente nada de lo que pasó en los instantes siguientes, pero al recuperar la consciencia el cristal de mi cabina estaba destrozado, mi manga derecha y parte del panel de mandos todavía ardía y yo solo oía un intenso pitido en mi oído derecho. Aterricé en un campo en plena zona de combate como pude, por suerte no perdí ni la vida ni el aparato, aunque estaba más preocupado por lo segundo por que Von Tiger era capaz de perseguirme hasta el mismísimo infierno para castigarme si hubiese destruido mi 262. _Vaya… con tanta palabrería me ha entrado hambre… Señorita Meinefettentitten, ¿que le par3ece si la invito a comer? _Jejeje en otra ocasión señor Catflohen, en otra ocasión…_
  12. Memorias de fuego _ Dia 1 _ Buenos días señor Catflohem, es todo un honor conocerlo _Buenos días para usted también joven, gracias. _Si le parece bien haré una transcripción escrita de esta entrevista, intentaré interrumpirlo lo mínimo posible en su historia para no sacarle de sus recuerdos. _Bueno hijo, es Usted es el escritor, yo solo soy un viejo piloto del pasado je je je _No diga usted eso señor, es toda una leyenda, y se mantiene en muy buena forma _Je je je, no me puedo quejar, pero a mis 92 años mis piernas ya no son tan rápidas para correr detrás de las muchachas _Bien, comencemos con sus relatos señor Catflohen, es cierto que es uno de los pocos pilotos que pilotaron el primer caza a reacción de la historia que aún sigue con vida, hábleme un poco de sus experiencias, cómo fueron aquellos días. _Así es joven, fui uno de los privilegiados en volar aquel aparato. Pese a ser un joven muchacho por aquellos años, la mayoría de nosotros ya éramos experimentados combatientes, teníamos demasiados años de guerra y sufrimiento en nuestras espaldas y las solapas llenas de medallas. Aún recuerdo como si fuese ayer la última vez que volé mi viejo Dora. Los chicos y yo teníamos que escoltar a un grupo de “patos”. Ya sabes hijo, el viejo HS129. Nunca supe qué fue de aquellos valientes pilotos, seguramente murieron todos en aquella batalla. Aquel día la USAAF y la RAF se lanzaron sobre nosotros como una manada de lobos. Al menos nos triplicaban en número. Fue una masacre para los “patos”. Es cierto que los supervivientes fuimos condecorados por el mismísimo Guerin después de aquel día, pero los únicos que merecieron una medalla fueron los pilotos caídos de los “patos”. Nuestros chicos lo dieron todo por defenderlos de los P47 y los Spitfire, pero no pudimos contenerlos lo suficiente. Mi grupo fue el último en salir de aquel enjambre de enemigos y vi con mis propios ojos caer en llamas al último de los “patos” antes de poner pies en polvorosa. Aquella misión suicida fue casi como una criba para lo que nos esperaba en el aeródromo de vuelta… mi vieja cabeza no me deja recordar que aeródromo era, lo siento hijo je je je. Visto con la perspectiva de los años, no estoy seguro si no fue todo orquestado por el alto mando para que solo los mejores pilotos llegasen vivos allí o fue un señuelo para hacer creer a los aliados que habían destruido e interceptado un punto estratégico… no se que creer. El caso es que al llegar aquel lugar en un día gris, con mi aparato agujereado como un queso de Gruyere, casi sin combustible, empapado en sudor pese a las bajas temperaturas y con los ánimos por los suelos ahí aparecieron esas máquinas. Un semioruga nos había guiado por el intrincado camino semi-asfaltado de callejones de aquel místico aeródromo, habían guardias apostados por todos los rincones. Los chicos del grupo de 109 ya habían llegado a la zona de hangares y estaban todos unidos riendo maravillados y admirando aquellos maravillosos aparatos. Recuerdo que tan pronto apague el contacto de mi maltratado Dora bajé como un rayo y me uní al resto de los chicos. Todos nos acercamos a tocar y ver la nueva arma que habían creado nuestros ingenieros. No sabría cómo expresar mis sentimientos, me debatía entre la ilusión y el miedo, era como volver al primer día de academia, pero con las desgracias de la guerra grabada en mi mente. Probablemente nuestros familiares y amigos estarían muertos en algún lugar de alemana aquellos días y en esas circunstancias todos nos aferrábamos a cualquier ilusión por pequeña que fuese. Habíamos sido asignados bajo el mando de dos capitanes, el Hauptmann Skikeff y el Haupmann Von Tiger. Skikeff era un veterano piloto combatiente muy condecorado y con mucha fama precedida. Se negaba a dejar de combatir por que decía que su sitio estaba siempre en el aire y solo la muerte lo dejaría en tierra. Von Tiger por otro lado se hizo muy famoso en Kuban, he oído historias muy tenebrosas sobre él e historias muy valerosas también, era ciertamente un tipo duro al que la guerra había endurecido más. La primera orden de nuestros capitanes fue que debíamos aprender y estudiar hasta la última coma del manual de aquel aparato. En dos semanas debíamos saber todo del manejo, pilotaje, fallas de emergencia, mecánica, montaje y desmontaje del aparato. _Diablos! _ si nos hicieron hasta dormir allí en aquel hangar, en pleno invierno! ¡Recuerdo que teníamos que hacer nuestras necesidades en un cubo a hurtadillas detrás de la protección de los motores jumo! No recuerdo pasar tanto frio en mi vida, hijo_ Pero vaya que si aprendimos ese manual… montamos y desmontamos tantas veces el fuselaje que yo diría que aún hoy con mis 92 años podría decirte a donde va instalada hasta la última tuerca, incluso podría montarte la junta de la trócola con mis viejos ojos cerrados,! que me aspen si no! Tanto así fue que el primer vuelo fue todo un éxito por sorpresa de Von Tiger. Este se había apostado con Skikeff que al menos 5 de nosotros explotaría aquella mañana y todos llegamos sanos y salvos. Ya estábamos preparados para la acción. _ Que interesante señor Catflohen! ¡Parece que su historia promete! ¿Y que podía contarme del pilotaje de aquel aparato? ¿Era seguro? _Je je je, ah… joven, ¡aquel aparato era pura velocidad! ¡La primera vez que intenté formar con mi escuadra allí arriba en los cielos les pasé a más de 200km por hora! Mis compañeros aquellos días de pruebas si no me falla mi vieja memoria fueron los Leutnant Lagartoff, Kalen, Kattern, Kamilnum y Harenn. Ninguno éramos unos novatos. Todos habíamos formado en el aire juntos durante años más de mil veces, habíamos visto de todo allí arriba, estábamos hartos de salvarnos los unos a los otros pero fuimos incapaces de formar aquella mañana junto a nuestro líder Von Tiger, el cual no dejaba de gritarnos por radio, ni el rugir de los jumo podía frenar el rugir de Tiger He de admitir que cada vez que apagábamos aquellos motores cargados de combustible J-2 en pleno vuelo y volvíamos a arrancarlos en los procedimientos de parada y puesta en marcha de emergencia un escalofrío recorría mi espinazo y tenia la sensación de que todo iba a arder de un instante a otro, pero no fue así. Practicamos durante días, el alto mando nos preparaba formaciones de globos aerostáticos con formas de aviones enemigos y nuestros intrépidos Capitanes nos guiaban hasta la zona para que practicásemos el tiro. El armamento que llevaban nuestras “golondrinas” (así era como las llamábamos coloquialmente), era algo descomunal. Íbamos cargados con cañones Mk108. Todo lo que tocase iba a ser destruido. El tiempo de aprendizaje había llegado a su fin, estábamos altamente preparados, había llegado el momento de ponernos en acción… _Parece algo cansado señor Catflohen, quizás será mejor que sigamos mañana _Si… joven… hacía años que no hablaba tanto. Tiene usted razón, seguiremos mañana…
  13. 6 de junio 1943 - Diario personal OFW Catlyën Hoy el día comienza bien temprano, las agujas de mi reloj marcan en este instante las 3:45h de la madrugada. Debe hacer media hora que salimos en convoy de Anapa con destino a Gostagaevskaya. Anapa es una auténtica pocilga. No puedo evitar reír al recordar la cara de Krieger al entrar en nuestros barracones. Alli plantado en un petate, el veterano Strasse parecía esperarlo para darle la bienvenida raspándose con su afilado y engalardonado cuchillo las durezas de sus pies. La cara de Krieger era un poema... _ Main Gott!!! esbozó al entrar, a Strasse se le iluminó la cara al oír su voz _ Krieger! ¡ni siquiera tus brillantes botas se van a salvar de los chinches aquí _ Rió Strasse mientras recogía sus botas y salía de allí descalzo _ Me caes bien chico! algo muy duro le has tenido que hacer ese gordo fanático de tu padre para que te mande a este nido de mierda! _ Deberías lavarte tu sucia lengua antes de hablar de mi padre! Le soltó nervioso el joven Krieger, al cual pocas veces he visto tan excitado, pero Strasse respondió con una profunda carcajada mientras salía del lugar A decir verdad, mientras escribo estas líneas entre bache y bache en mi diario me siento culpable con Strasse. Ayer tarde, nuestro Obersleutnan se presentó en Anapa personalmente. La situación parece crítica, los rusos fabrican tanques como si de bretzels se tratase y nuestros chicos de tierra se están viendo seriamente sobrepasados en número. Tenemos que equilibrar la balanza desde el aire. Para ello han puesto a nuestra disposición cuatro HS129 antitanque en Gostagaevskaya, junto al grupo de Bf110 tenemos que dar oxígeno a nuestros tanques. En qué estaría pensando cuando me ofrecí voluntario junto a Rudd VonTiger, Luftmanunsen y Kikeren. Cuando me acerqué a Strasse y su grupo de artilleros para comunicarle la noticia casi me mata, literalmente. Ahí estaba Strasse, enfrascado en la reparación de una bomba defectuosa, cantando sus dichosas canciones navideñas cuando le dí la noticia de que él y su equipo debían acompañarme a Gostagaevskaya. _Estás loco chico? A caso ese Italiano loco de Riccitto te ha dado uno de sus chicles de anfetaminas?_ dijo mientras se acercaba amenazante con un martillo en mano_ _No Strasse, salimos esta noche para Gostagaevskaya en misio… _ mi frase se vió interrumpida para poder esquivar el martillo que volaba directamente hacia mi rostro que acababa de lanzarme ese loco _Pero te has vuelto loco Strasse? ¡Casi me abres la cabeza! Grité fuera de mi _Te hubiese hecho un favor, chico! El 129 es un cazatanques que solo los más veteranos, locos y experimentados pueden dominar, ¡no está hecho para niñitas salidas de la academia como tú! Maldita sea! Que clase maldito loco nos dirige! estamos enviando a morir a nuestros niños!_ Mi madre no se sentiría orgullosa de mis palabras de respuesta, no me ha educado en esos valores pero voy a demostrarle a ese loco psicópata que puedo volver con ese avión y ganarme su respeto Parece que ya está amaneciendo, no creo que quede mucho por llegar, la noche ha sido corta, el nocturno traslado se hace largo y de vez en cuando el convoy se detiene, se escuchan aviones en la lejanía, explosiones dispersas y antiaérea… la misma música que nos ha estado acompañando desde aquel lejano día en que llegamos. Kikeren está sentado frente a mi en el camión, mira la foto de su esposa y la de sus hijos siempre que puede y la esconde si ve que alguien lo mira. Pero hoy no lo hace, no deja de mirarla sin decir palabra. Rudd VonTiger y Luftmanunsen han sufrido problemas estomacales y se han quedado en la enfermería, no es de extrañar debido a los problemas de salubridad que se viven en Anapa. Volveremos a volar juntos como en aquellos días de academia en que el mismo Kikeren nos instruyó a VonTiger, P.Pinten y a mí. No hay duda que Strasse y sus chicos harán un inmejorable trabajo armando mi montura, y con Kikieren cerca me siento más confiado de poder volver hoy El convoy se detiene, hemos llegado a Gostagaevskaya El Leutnant Strasse declara: Unidad: 4.Pz.Sch.G2 Nombre Clave: Yunke Aparatos Perdidos: dos Estado de Pilotos Asigandos: Ofw.Kike - Desaparecido Ofw.Catfly - Desaparecido Aeródromo: Gostagaevskaya 2 de Enero 1944, Gostagaevskaya Madame y Der Herr Catflyën, lamento comunicarles a través de esta misiva que su hijo está en paradero desconocido. El enemigo ha comunicado el derribo del aparato que pilotaba su primogénito. Junto a esta misiva se le acreditarán sus pertenencias personales que incluyen un diario perosnal que será revisado por el departamento de censura. Me gustaría expresarles mis más sincero pésame, su hijo fue un valiente muchacho. Klaus Kortarroyën Departamento de Censura
×
×
  • Crear nuevo...